Lunes, Septiembre 23, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

El empleo de EE.UU. vuelve a defraudar, y la culpa no es del clima. Yellen, ¿Y ahora?

Ratio:  / 0
MaloBueno 

 

El dato de empleo volvió a decepcionar. ¡Y que no nos digan que fue, otra vez, el clima!. Nada más lejos de la realidad: los sectores más sensibles a las condiciones climáticas, la construcción, el transporte, la manufactura, vinieron especialmente sólidos, con buenas cifras de creación de empleo.

Además, y según los datos de la propia Oficina de Estadísticas Laborales (BLS por sus siglas en inglés), 262,000 trabajadores se ausentaron de sus trabajos debido a las adversas condiciones climatológicas, una cifra muy parecida a la que se reportó el año pasado. En consecuencia, el clima no fue un factor que distorsionara tanto las cifras de empleo como en diciembre, sino que en enero tuvo un impacto más bien marginal.

Sin embargo, la creación de empleo, la nómina no agrícola, vino mucho peor de lo previsto. En enero sólo se crearon 113,000 puestos de trabajo, comparado con los 180,000 que estimaba el consenso de Bloomberg, y por debajo de nuestro pronóstico de 150,000 puestos de trabajo. Y aunque supone una mejora respecto al ritmo de creación de empleo de diciembre, cuando se contrataron a 75,000 trabajadores (revisado al alza de una cifra preliminar de 74,000), sigue siendo demasiado bajo, mucho más de lo que le gustaría a la Fed, que ronda los 200,000 puestos de trabajo. El dato de noviembre también fue revisado al alza, a 274,000 comparado con 241,000 previamente.

La nómina privada, excluyendo al sector público, vino algo mejor, si tenemos en cuenta que el gobierno despidió a 29,000 funcionarios en enero. En consecuencia, la nómina privada se incrementó en 142,000, por encima de los pírricos 89,000 empleos de diciembre (revisado al alza de 87,000). Aun así, la cifra volvió a estar lejos del consenso (182,000).

Pero pese a que el empleo no crece rápido, la tasa de desempleo sigue descendiendo. En enero se rebajó una décima más, a 6.6%, la más baja desde octubre de 2008, un mes después de la famosa quiebra de Lehman Brothers. El número vino también por debajo del consenso, que esperaba que se mantuviera sin cambios en 6.7%, pero en línea con el pronóstico de llamadinero.com de 6.6%.

Esto pone en un apuro a la Fed, que por un lado está incómodo con el bajo ritmo de creación de empleo, pero al mismo tiempo la tasa de desempleo sigue bajando y se ubica ya casi en la frontera que estableció en la llamada “Regla de Evans”, según la cual la Fed podría empezar a pensar en subir las tasas de interés si la tasa de desempleo se ubica por debajo de 6.5%.

La caída en la tasa de desempleo es más sorpresiva si tenemos en cuenta que, en esta ocasión, no se puede atribuir a la salida de trabajadores del mercado laboral, pese a que venció el programa ampliado de subsidios de desempleo de la Fed. La tasa de participación se incrementó a 63.0% comparado con 62.8% en diciembre.

Las sorpresas positivas del dato de empleo se dieron donde menos se esperaba: se estimaba que el clima volviera a hacer mella en los sectores más sensibles a las gélidas temperaturas y las nieves, como la construcción. Pues bien, el sector de construcción fue el más dinámico en el mes de enero, con la creación de 48,000 empleos netos en enero, más que compensando la destrucción de 22,000 puestos de trabajo en diciembre.

Además,  y pese al mal dato del ISM manufacturero de enero, la manufactura vino robusta, con 21,000 empleos nuevos en enero contra sólo 8,000 en diciembre. Con esto, el sector de producción de bienes se comportó bastante bien, mejor de lo previsto, con 76,000 nuevos empleos en enero, luego que en diciembre eliminó a 13,000 trabajadores.

Y sin embargo, la decepción del empleo de enero se concentró en el sector de provisión de servicios, que apenas creó 66,000 nuevos empleos contra 102,000 en diciembre. En particular, el sector minoristas destruyó 12,900 puestos de trabajo tras contratar en diciembre a 62,700 nuevos trabajadores. En este rubro advertimos que la fuerte creación de empleo en el sector minorista durante las navidades podría traducirse en una destrucción de empleos más profunda en enero, conforme algunos negocios cerraban las puertas tras el período de ventas.

El sector de transporte, también sensible al clima, creó 9,900 puestos de trabajo contra los 10,600 de diciembre. El que tuvo mejor comportamiento el de servicios profesionales y de negocios, con 36,000 puestos de trabajo nuevos tras contratar a sólo 4,000 trabajadores en diciembre, así como el de ocio y hospitalidad (24,000 empleos contra 20,000 en el mes anterior), gracias al auge de los destinos de esquí.

Pero en el resto de rubros el empleo anduvo anímico, sin apenas cambios, como la educación y servicios de salud (en este último quizás asociado al Obamacare, que puede haber frenado las contrataciones de personal médico y enfermería), información, o servicios financieros. El rubro de empleo temporal sólo aumentó en 8,100 trabajadores contra 30,100 en diciembre.

En lo que se refiere a otras variables, la semana de trabajo privada se mantuvo sin cambios en las 34.3 horas, mientras que las remuneraciones por hora se incrementaron un 0.2% tras estancarse en diciembre (0.0%). El dato vino en línea con lo esperado.  

En general, las cifras son débiles y suscitan más dudas sobre la salud de la recuperación y la fortaleza del mercado laboral. Ya se nos juntaron dos meses consecutivos de malas cifras de empleo. El promedio mensual de empleo entre diciembre y enero fue el más bajo desde enero de 2011.  Y ahora, ¿sigue siendo el clima o marca un cambio de tendencia en el empleo?. La misma pregunta se han de hacer los mercados y, sobre todo, los altos funcionarios de la Fed.

Ahora tendremos que esperar a febrero a ver si, de veras, vemos un rebote importante en la nómina no agrícola que devuelva la tranquilidad a los inversionistas y a la Fed. El empleo de febrero se publica el 7 de marzo, y la próxima reunión de la Fed es el 18-19 de marzo. De modo que este reporte no es definitivo y todavía el Comité de Mercado Abierto de la Fed (FOMC por sus siglas en inglés) contará con otro dato para calibrar su próxima decisión de política monetaria.

Pero como decíamos en el cierre de ayer, el dato de hoy no importaba: viniera lo que viniera, el mercado lo tomaría a bien y podría seguir subiendo. “Si es débil, podría significar que la Fed detenga el “tapering” ante el deterioro de la economía. Eso, sin duda, relajaría las tensiones que el movimiento de la Fed ha generado en los mercados globales. Pero si es firme disiparía las recientes dudas que se han suscitado en lo referente al vigor de la recuperación económica y la salud del mercado laboral.”

 

En el momento de escribir esta nota, el Dow Jones gana un 0.4%, el Nasdaq un 0.9% y el S&P’s 500 un 0.6%. 

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

320251 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy248
Ayer626
Esta Semana248
Este Mes53566
Total3615936

23-09-2019

Visitantes ahora

Guests : 88 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition