Martes, Mayo 21, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

¿Qué tan posible es que la Fed se encuentre "detrás de la curva"?

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Desde que la Reserva Federal comenzó con los estímulos monetarios en Estados Unidos, las dudas, los riesgos y las amenazas en torno al incremento en la masa monetaria han sido identificados claramente: inflación, burbujas en la bolsa y curva de rendimientos. Sin embargo, hasta el momento la estrategia de entrada y salida han sido exitosas casi en lo absoluto pero no hay que cantar victorita todavía, pues lo más difícil está por venir.

En los últimos días, la gran preocupación se concentra en qué tan rápida y eficaz será la acción de la Fed a la hora de apretar (tightening) la política monetaria y no sólo a la hora de atenuar (tapering) la expansión monetaria. La diferencia entre estas definiciones las ha explicado con sumo cuidado mi maestro y amigo Edgar Amador, y la principal diferencia en términos financieros consiste en los plazos en los que inciden ambas; la primera lo hace en el corto plazo (con un efecto secundario sobre el largo plazo) y la segunda lo hace únicamente en el largo plazo.

Mientras que el proceso de reducción de estímulos (tapering) ha sido iniciado el pasado mes de diciembre y es posible que la Fed lo continúe haciendo este mes en su próxima reunión de política monetaria que será el 29 de enero, el tightening no se cree que suceda sino hasta el 2015.

Ambas políticas llevadas a cabo por la Fed desde 2008, han sido en primer lugar para tener una certidumbre en el mercado de crédito de corto plazo y en segundo lugar, para reducir el costo de financiamiento en el mediano y largo plazo. Pero el peligro de esta relajación monetaria se concentra en el corto y mediano plazo: la inflación.

En los últimos días, las alarmas que han saltado en torno a la política monetaria de la Fed han enfatizado que la lentitud del banco central para retirar la liquidez inyectada podría ser rebasada por el buen desempeño en la economía y por tanto por incrementos en los precios mayores a los esperados, esto es, que la Fed podría verse en el escenario de perseguir a la inflación (ir detrás de la curva).

Sin embargo, este riesgo depende en gran parte de la conjugación de diversos factores que no sólo engloban la velocidad en que se reduzcan los estímulos o el tiempo que tarde la Fed en elevar su tasa de referencia (actualmente en 0%). La tasa de desempleo, la tasa de participación laboral y los precios de los commodities tendrán alta influencia en esta posibilidad por lo siguiente:

En primer lugar, la tasa de desempleo se ha caído para el mes de diciembre a 6.7%, la más baja desde octubre de 2008. Pero cuidado, la tasa de desempleo y su caída están asociadas a la caída también en la tasa de participación laboral, la cual está en mínimos desde hace más de 37 años.

El tema aquí es si la tasa de participación laboral es estructural o es cíclica. En caso de que sea cíclica y se vea afectada por la economía, significará que tardará más en regresar a los niveles observados en 2005 pero también que la tasa de desempleo podría observar variaciones altas mientras la primera se regulariza, pero si es estructural y como dicen diversos analistas demográficos, se debe a que la fuerza laboral está envejeciendo, significará que no se moverá y que la tasa de desempleo seguirá su curso a la baja en tanto se llenen los puestos de trabajo pero también que dada la de oferta de fuerza de trabajo tan baja, los salarios se incrementarán y los precios deberán elevarse también para mantener los márgenes de las empresas.

Esto sí que sería un problema, pues podría implicar que los precios se elevaran demasiado rápido impulsados por nuevas contrataciones de personas más jóvenes que tendrán salarios más altos y no sólo eso, si la economía va viento en popa, el crédito que se ha mantenido en niveles bajos pese a los estímulos de la Fed, podría dispararse y causarle un dolor de cabeza a los bancos centrales.

Asimismo, los precios de los commodities, ayudados por la hipotética recuperación económica que recientemente ha sido pronosticada, verán un aumento significativo, en especial el petróleo y algunos metales industriales, lo cual seguro tendrá efectos secundarios.

El escenario pintado no es nada grato para los bancos centrales pues el objetivo principal es controlar la inflación. Pero tampoco es algo que en estos momentos les cause tanta molestia. Incluso la Fed se preocupa por la baja inflación y porque el crédito de los bancos no ha sido el esperado. Nosotros  pensamos que es difícil que la Fed se vea presionada por perseguir la inflación, en especial porque no ha sido tan clara la recuperación del sector laboral en Estados Unidos, pero la posibilidad existe.

 

Ahora, ¿qué tan malo sería que hubiera inflación? En un período de recuperación no debería ser del todo negativo, incluso sería bueno porque hablaría de un crecimiento robustecido por el consumo, pero habrá que ver hasta qué punto están dispuestos los bancos centrales a permitir tasas superiores a sus objetivos.

 

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

79333 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy0
Ayer2187
Esta Semana2187
Este Mes32091
Total3391635

21-05-2019

Visitantes ahora

Guests : 49 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition