Miércoles, Julio 24, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

¿Default de EE.UU.? Como el repechaje de México, todo se resolverá en el último suspiro

Ratio:  / 0
MaloBueno 

 

EE.UU. salvó a a la selección mexicana a última hora, in extremis. Y EE.UU. se salvará a sí mismo, también, en el último suspiro. Pero se salvará, aunque sea con un gol demócrata de carambola. Eso sí, no será una solución definitiva, sino una prórroga, un repechaje más. 

El Congreso de EE.UU. se ha convertido en las últimas horas en un ping-pong. Y la Cámara de Representantes y su presidente, el republicano John Boehner, en un dislate. En dos propuestas trabajaron los republicanos de la Cámara Baja esta tarde. Pero Boehner desistió a que se sometieran a voto porque no gozaban de un suficiente respaldo, sobre todo porque republicanos moderados y radicales se estaban enfrentando. En medio, entre una y otra propuesta, la agencia de calificación internacional Fitch amenazó al Congreso con una rebaja en la calificación si no se llegaba a un acuerdo.

Ante la inoperancia de la Cámara de Representantes, el Senado, de la mano de su presidente, el demócrata Harry Reid, y del líder de la minoría, el republicano Mitch McConnell, se pusieron a trabajar en una nueva propuesta bipartidista.

En la Cámara Alta parece que las cosas marchan mejor, que existe un mayor consenso. El acuerdo que se cocina propone que se reabra la administración hasta el 15 de enero, fecha hasta la cual se financiará al gobierno, y que se eleve el techo de la deuda hasta el 7 de febrero. Entre tanto, y hasta el 13 de diciembre, demócratas y republicanos tendrán que alcanzar un acuerdo fiscal de largo plazo, tanto por el lado de aumento de impuestos como de recortes de gasto.

El acuerdo no incluye ninguna medida que afecte a la reforma sanitaria de Obama, ni siquiera la de retirar el impuesto sobre equipos médicos, una medida destinada a financiar la reforma sanitaria de Obama.

Esa propuesta será aprobada por el Senado y regresará a la Cámara de Representantes. Ahora bien, lo que no está claro es, primero, si el presidente de la Cámara, John Boehner, la someterá a votación. Y segundo, si en caso de que así fuera, será aprobada por el pleno.

Para que se someta a votación, Boehner tendría que violar la regla de Hastert, según la cual el presidente de la Cámara sólo debe someter a votación aquellas propuestas que gozan de la mayoría de la mayoría, en este caso de la mayoría republicana. ¿Lo hará?

Creemos que sí. Al final de la semana pasada dio a entender que en caso de no tener más opciones rompería la regla de Hasstert, y así evitar una suspensión de pagos cuya responsabilidad recaería sobre sus espaldas.

Su ineptitud junto con la intransigencia del “Tea Party” es lo que ha llevado a que en la Cámara no haya consenso ni entre el propio partido republicano, a que esa cámara esté secuestrada por los radicales de extrema derecha.

Pero a última hora creemos que Boehner cederá, aunque el “Tea Party” le inflija un castigo. Peor estigma es pasar a la historia como el responsable por la primera suspensión de pagos de EE.UU. Además, no sería la primera vez que cede a última hora y rompe la regla de Hastert: lo hizo con el “abismo fiscal” y también con el plan de ayuda tras el “huracán Sandy”.

Una vez en el pleno de la Cámara, creemos que entre los votos de los demócratas y los de los republicanos moderados se evitará la suspensión de pagos. Es decir, a última hora, in extremis, se evitará la catástrofe.

¿Sucederá a tiempo, antes de que EE.UU caiga en suspensión de pagos? Seguro que sí. Lo que el secretario del Tesoro dijo fue que el 17 de octubre, el gobierno de EE.UU. tendrá en caja 30,000 millones de dólares (mdd). Pero eso no quiere decir que no tenga dinero para hacer pagos en ese día y en las fechas más inmediatas.  

En verdad, cuando empieza el problema sería a partir de la semana que viene. Es desde el 21 de octubre a final de mes cuando tiene que hacer frente a 60,000 mdd, y cuando no podría honrar todas sus obligaciones. Así que para evitar una suspensión de pagos, todavía tiene un fin de semana por delante para cerrar cualquier fleco. Aun así, es de esperar que el acuerdo llegue antes, sin tener que agotar todo el tiempo.

De modo que somos, a estas alturas, más bien optimistas. Los republicanos han estirado la cuerda todo lo que han podido, pero pronto Boehner tendrá que claudicar. Y lo peor es que de esta batalla legislativa, si hay algo claro, es que es la extrema derecha del “Tea Party” la que va a salir con la cabeza gacha, humillada en las encuestas y con bastante menos apoyos económicos de los que gozaba, pues hasta en círculos empresariales conservadores y en Wall Street su cabezonería ha sentado bastante mal. 

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

207279 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy143
Ayer519
Esta Semana1186
Este Mes36487
Total3493939

24-07-2019

Visitantes ahora

Guests : 99 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition