Miércoles, Julio 24, 2019
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

Arremete Fisher de nuevo: ¡Es hora de reducir las compras de la FED!

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Hoy vino de nueva cuenta el presidente de la Fed en Dallas, Richard Fisher, quien después de la sobrerreacción de mayo y junio del mercado, espetó que los inversionistas estaban actuando como “cerdos salvajes”.

Y tal como la vez pasada, la voz de Fisher no encontró articulación positiva con el mercado financiero.

“Con la tasa de desempleo que ha bajado hasta el 7.4%” declaró el miembro de la FOMC en Potland, Oregon “yo diría que la Fed está ahora más cerca de ponderar el momento en el que pueda empezar a reducir sus compras, suponiendo que esta intervención no afectara el impulso económico en los próximos meses”.

Encima de esto, Fisher aseguró que hay conversaciones serias con sus colegas de la Fed para aproximar un primer paso en otoño, aunque dejo inconclusa la postura de saber si sería en septiembre u octubre.

Parte del agridulce de su discurso, estuvo sustentado en que no cree que la tercera ronda de compra de activos este dando grandes resultados, de hecho, el representante de la Fed en Dallas afirmó que “la Fed no parece haber logrado mucho en términos de la creación de empleos, con los billones de dólares que ha vertido sobre la economía”. Con lo que los inversionistas, que tienen la mirada puesta en el calendario de la Fed, para tomar una u otra postura empezaron a tragar saliva quedamente.

La semana pasada, todos creyeron que el avance de la Fed sería modesto, y que con los datos mixtos del empleo habría serenidad por los miembros de la FOMC para prolongar el calendario del famoso “tappering”. No obstante, hoy se confabularon dos sabores en contra: 1) el ISM no manufacturero y; 2) Richard Fisher.

Del primer lado, la cifra con la que vino EEUU fue sorpresivamente buena, positiva para la economía, lo que sembró conciencia de que la economía podría despuntar este mismo año, y la confirmación vino cuando Fisher dejó en claro que por lo menos de su parte, ya estaba listo para apretarle las tuercas al helicóptero.

Con ello Wall-street no recupero el ánimo en todo el día y tiro marginalmente de todas partes, con un Dow en 0.30% en rojo, y un Nasdaq y S&P 500 en 0.15  por ciento en paralelo, y un Nasdaq que logró repuntar al cierre a un marginal 0.09% en positivo, gracias al sector tecnológico y de comunicaciones.

Fue un tropiezo aparentemente inducido. Y de relativa calma como se apuntaba en la mañana.

Lo cierto es que conforme se analiza más a detalle la economía vecina, más dudas salen para saber si está o no recuperándose. Diversos analistas aún conservan preocupaciones ceñidas al ciclo de los inventarios en negativo, el empleo moderado, el gasto débil del gobierno, y la volatilidad de los consumidores de buenas a primeras. Lo que resta justificación para endurecer la postura monetaria de la Fed.

Sin embargo, desde que Ben Bernanke en mayo dejo abrir la ventana de que en 2013 se iniciaría el dominio de extinción sobre el QE3, estaban presentes estas inquietudes, visibles para todos, y más para Bernanke, Fisher y compañía.

Entonces, ¿cómo es que la Fed esta tan segura, tan plenamente convencida de sus pronósticos?

En buena medida, es probable que no lo estén, pero Bernanke salió en mayo no a soplarle a la economía, sino a combatir al mercado, a mover las expectativas y darle a los inversionistas un mensaje claro: no se acostumbren a tomar tantos riesgos.

Desde que en 2008 la tasa de interés se volvió prácticamente cero, y la compra de activos de largo plazo dio inicio, diferentes proyectos de inversión han adquirido mágicamente una rentabilidad artificial, promovida directamente por los hilos de la Fed, esto ha provocado que la aversión al riesgo disminuyese, y se reactivase nuevamente el mercado financiero. Empero, a medida que se sopla al mercado para darle vida, este, como es lógico, cegado por los intereses bajos, confabula inversiones en instrumentos poco seguros que le dan nuevamente un mayor rendimiento a expensar de que el costo será bajo, y por lo tanto el valor actual de las inversiones será positivo, sin importar que durante periodos haya flujos de caja en rojo. A esto se le conoce como un financiamiento especulativo, que es proclive a re-impulsar la actividad financiera, pero que sin la cama de dinero que construyó la Fed, habrán de desaparecer y toparse con muro.

En pocas palabras, Bernanke se adelantó desde mayo a la postura de algunos miembros de la FOMC con la intención de ordenar al mercado, de acotarlo, y disminuir las posibilidades de una nueva burbuja, así como limitar la toma excesiva de riesgos.

Fisher esta en esta misma línea central, y desde hace meses había promovido que Mr. Bernanke arremetiese contra el mercado al vuelo. Aunque después del 22 de mayo, y las tremendas sacudidas mundiales, el mandatario hubo de redirigir su estrategia de comunicación y endulzar los oídos de los inversionistas nuevamente.

“Pero esta papa caliente esta por reventar” vino a decir Fisher de nuevo, con lo que la tranquilidad de la semana pasada puede haberse venido al traste.

 Fisher en parte, denostó que la política de QE´s ha logrado bajar las tasas de interés a niveles mínimos históricos, al tiempo que ha propiciado condiciones de financiamiento muy liberales para las hojas de balance de los negocios y hogares, sin embargo apunto que el esfuerzo ha sido mucho y el resultado ha sido bastante poco.

A lo subsiguiente, el presidente de Dallas aseguró que mantener la comprar de activos tiene “costos muy obvios”:

Primero. Los ahorradores,  y otras personas que dependen de fondos de jubilación invertidos a corto plazo, o aquellas inversiones colocadas en renta fija, tales como certificados bancarios, letras del tesoro etc. Han visto evaporarse sus ingresos con la política de la Fed. Mientras que los grandes jugadores de dinero, los ricos de Wall-street, se han hecho más ricos todavía.

Segundo. La hipótesis de un rendimiento estándar de 7.5 al 8 por ciento para los jubilados, ya es un eufemismo, dada que la musculatura de la curva ha terminado por asfixiar dichos fondos. En el mejor de los casos mantendrá un rendimiento real positivo, pero que estará alejado del estándar con el que se planea el retiro de las personas.

Tercero. La creciente hoja de balance de la Fed se ha visto dramáticamente concentrada en la expansión de la base monetaria, que esta además acumulada en forma de exceso de reservas de los bancos, que no están dispuestos a ejercer prestamos o no son capaces de hacerlo. En algunas empresas, el crédito ha funcionado para la recompra de acciones y el aumento en los pagos de dividendos, lo que ha apuntalado el precio de las acciones pero ha mantenido bajo el desempeño económico.

 Lo que explica la anomalía de tener un S&P500 rapante, y una economía con expectativas aún desaceleracionistas.

 Finalmente, un corolario de este tercer mal, es que una válvula básica de la inflación de demanda, es que haya mucho dinero, persiguiendo pocos bienes producidos, por lo que el QE3 podría estar empollando una espiral inflacionaria que tiene retardos dado el efecto monetario que hay ahorita. La famosa ilusión monetaria de Milton Friedman. Pero que como cualquier arcoíris tendera a desvanecerse.

Y un último mal nocivo, es que el mercado se está acostumbrando mucho a la estrategia de esperar a ver lo que la Fed pone en la mesa para empezar a jugar después, lo que ha llevado a Wall-street a levitar indefinidamente, distorsionando precios de los activos financieros, estimulando un análisis perezoso  de los analistas, y sentando las bases de una inadecuada asignación de capital, lo que puede dañar no sólo al PIB efectivo, sino al potencial.

Por dichas razone, Fisher considera que ya no es oportuno mantener la política extremadamente laxa de la Fed. Sin embargo, el miembro de la FOMC también reconoció que hay tremendos riesgos de empezar a salirse justo ahora dado que la Fed prácticamente está soportando a todo el mercado.

 He aquí el mensaje clave de Fisher que creemos debe de ponderar más en el mercado pese a la inclinación que tuvo su conferencia sobre endurecer prontamente la postura de la Fed:

 Como apuntan las gráficas anteriores, el avance de las políticas no convencionales por parte de la Reserva Federal de EEUU, y que fueron expuestas en el discurso de Fisher, revelan que hay realmente un solo jugador en el mercado, sin el cual lo único que queda es un enorme precipicio.

Conforme la rondas de relajamiento cuantitativo se han hecho presentes, el mercado ha dependido cada vez más y más de las compras que realiza la Fed, no sólo de las tasas de largo plazo que involucra esto, sino de la posibilidad de que siempre exista un último jugador al cual venderle en caso de que el mercado se estrese por estar valuando incorrectamente los riesgos implícitos.

Las gráficas expuestas por Fisher, revelan que el portafolio de la Fed es ya demasiado grande, y  según informó el presidente de Dallas, la propia hoja de balance del banco central sostiene por si sólo cerca del 20% del stock accionario; y más del 30% del mercado hipotecario (MBS); mientras que prácticamente el mercado de bonos depende de su postura de compra.

“Esto es de hecho” declaró “el nudo gordiano de la Fed”, haciendo alusión al nudo de la mitología griega cuyos cabos se escondían en el interior, y que nadie por tanto podía soltar.

De acuerdo con la leyenda, el hombre que fue capaz de desatar el nudo gordiano fue nada más y nada menos que Alejandro Magno, quien simplemente tomo su espada y de un tajo, sin intervención más refinada, corto el nudo, espetando que “lo mismo da cortar que desatar las cosas”.

Pues bien, dicha remembranza ofrecería la reflexión de “al mal paso darle prisa”, y que por consiguiente, lo mejor que podía hacer la Fed frente al nudo gordiano era terminar por endurecer su postura como el filo de una espada que cae sagazmente sobre la tela.

“hay que cortar de  tajo el QE3” sugiere Alejandro Magno a nuestros héroes los banqueros centrales de hoy en día.

Pero pese a que gran parte del discurso de Fisher parece coincidir con este simbolismo (cosa que por este día, hizo sangrar al mercado), en realidad, el propio presidente de Dallas parece sopesar como mejor salida el alejarse del imperio macedonio y buscar un propio camino. Fisher, pese a lo rapaz que pudo haber sido con el mercado los meses previos, sugirió al final de su conferencia que lo mejor era enfundar la espada y proceder sutilmente, con mucha paciencia y mucha templanza para “desatar” mas no cortar el nudo gordiano de la Fed.

Lo que quiere decir que en el fondo de sus palabras, terminó por sumarse a la postura dovish de Bernanke y asumir que el proceso de endurecimiento será gradual y paulatino, a tientas de que el mercado reaccione, pero con firmeza para no perder credibilidad.

Pese a ello, esta en claro que la Fed ya no es como Grecia y que Bernanke tampoco es como Alejandro Magno, por lo que en esta ocasión cortar y desatar no significarán lo mismo, pero habrá que tener en cuenta que ni siquiera Alejandro, después de cortar el nudo maldito, pudo vencer en todas su batallas.

 ¿Cómo interpretar entonces a Fisher?, igual que como hemos interpretado todos los datos mixtos de la economía de Estados Unidos, con reserva, cierta cautela, y un poco de optimismo.   

 

Add comment


Security code
Refresh

Más Leídos

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

207201 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy136
Ayer519
Esta Semana1179
Este Mes36480
Total3493932

24-07-2019

Visitantes ahora

Guests : 31 guests online Members : No members online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition