Martes, Diciembre 12, 2017
Text Size

Buscador

Síguenos en Google + y encuentra todas nuestras gráficas en la galería

Charts

Grafíca del Día: La hora de la verdad entre Trump y el Congreso

Ratio:  / 1
MaloBueno 

Esta noche, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump,  visita al Congreso. Lo que diga será crucial para comprobar si este rally está justificado o no. Veremos a un Trump triunfal, en el que presumirá todo lo que ha hecho en tan poco tiempo y todo lo que ha subido el mercado, la mejor señal de que sus políticas las aprueban los inversionistas: él ha venido para hacer a América grande otra vez, a renovar el espíritu estadounidense. La realidad, sin  embargo, es que pese a todo su discurso, el Congreso anda paralizado  ante su distanciamiento con los legisladores, y que esta noche es la gran oportunidad para intentar reactivar su relación con ellos, establecer prioridades y ofrecer detalles de lo que realmente quiere. Para ver más sobre la importancia de esta comparecencia, lea aquí.

Por lo que se ha venido diciendo, la primera prioridad es el “Obamacare”; luego la reforma al código fiscal, que promete una bajada de impuestos “fenomenal”; y finalmente, el programa de infraestructura. Sin embargo, ayer volvió a distanciarse de los republicanos.

No hay ley más importante de un gobierno que la ley de presupuesto: ahí se recoge la ideología de una administración, cuáles son sus prioridades en el gasto y cómo piensa financiarlo.  Y hasta ahora, los  planes de gasto que trae Trump trae poca sincronía con lo que desean los republicanos y defiende su presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan.

Ayer informó que espera incrementar el gasto en defensa en 54,000 millones de dólares (mdd). Pero al mismo tiempo dijo que recortará esa misma cantidad en otros rubros del gasto. Lo que no gustará a los republicanos es dónde se recortará el gasto. No será en la Seguridad Social ni en sus programa de protección de salud, el Medicare (mayores de 65 años y discapacitados) y el Medicaid (individuos de bajos recursos), que es lo que les gustaría a Paul Ryan y a sus huestes. Sino que sus planes de austeridad se concentrará en recortes en el  gasto discrecional de agencias: el Departamento de Estado, la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA por sus siglas en inglés), y la Agencia Tributaria (IRS).

Ahora bien, será difícil que un presupuesto que no incluya recortes a sus programas sociales sea avalado tanto por la Cámara de Representantes como por el Senado. Y si no hay acuerdo por el lado del gasto, también la reforma del código fiscal puede estar en peligro. Por tanto, el fracaso en los planteamientos presupuestales del gobierno en el Congreso puede repercutir en la Casa Blanca.

Todavía no está claro cómo puede Trump prometer incrementar el gasto en infraestructura (1 billón de dólares en los próximos 10 años) y defensa, mantener los programas sociales (Seguridad Social, Medicare y Medicaid), los beneficios de los veteranos, recortar impuestos y ser fiscalmente responsable. El gasto discrecional, por mucho que recorte, es limitado y no es causante de los problemas de deuda de Estados Unidos.

El gasto en Seguridad Social, Salud, Defensa y Seguridad Internacional (el departamento de gobierno que cuenta con el mayor presupuesto) y programas de Veteranos representa casi el 65% de todo el gasto federal y se prevé que llegue al 82% en los próximos 10 años ante la jubilación de los “baby boomers”. En torno a un 6% se gasta en intereses de la deuda y sólo queda un 30% que se invierte en (educación, investigación en ciencia y medicina, medicina, transporte, y otros programas) para concentrar todo el esfuerzo de recorte en el gasto.

  

Fuentes: CBO, CRFB

Todo el presupuesto de Trump, por tanto, es aspiracional, y va en contra de la ortodxia republicana. ¿Cómo piensa financiar todo eso? Con algo tan mitológico como la regla de Laffer: la idea de que el recorte de impuestos y la revocación del Obamacare generárá tal crecimiento que aumentará la recaudación fiscal. La experiencia nos dice que esa regla es una farsa.

Si Trump entra en confrontación con los legisladores de su partido  y  se bloquea su política, este rally puede peligrar. Y no es sólo el tema del  gasto público, sino también de libre comercio y libre mercado, políticas tradicionales de la ortodoxia republicana que hoy Trump amenaza. De modo que cuidado, porque hoy el Dow Jones no logró igualar el récord de Reagan, y desde hace días muestra una clara fatiga para seguir trepando. Si el mercado percibe que sus promesas son difíciles de cumplir, puede estar maduro para una toma de utilidades.

Para leer más, lea "¿Por qué es tan importante la visita de Trump al Congreso?"  

 

 

 

 

Add comment


Security code
Refresh

Indices

An error occured during parsing XML data. Please try again.

Hits en Llamadinero

626297 Hits

Nuestros Visitantes

Hoy2377
Ayer2573
Esta Semana2377
Este Mes27086
Total2262740

11-12-2017

Visitantes ahora

Guests : 253 guests online Members : One member online

¡Bienvenido!

Te invitamos a darte de alta o acceder a nuestra red. Puedes hacerlo con tu cuenta de facebook. No utilizaremos tu nombre ni información personal en ningún caso.

  • ¿Olvidaste tu contraseña?
  • ¿Olvidaste tu nombre de usuario?
  • Crear una cuenta

Suscripción




¿Acepta HTML?
Terms and Condition